Declaración de Ekaterimburgo 1999

Actas de la Conferencia General 30.ª reunión París, 26 de octubre - 17 de noviembre de 1999 UNESCO Volumen 1

Resoluciones

Fortalecimiento de las relaciones con las Asociaciones, Centros y Clubs UNESCO
La Conferencia General,

Reconociendo el papel creciente que desempeñan las Asociaciones, los Centros y los Clubs UNESCO en el fomento de los ideales de la UNESCO y la aplicación de sus programas,
Acogiendo con satisfacción la Declaración de Ekaterimburgo (13 de julio de 1999) que figura a continuación,
Subrayando la necesidad de que las Asociaciones, los Centros y los Clubs UNESCO participen plenamente en la preparación de la futura Estrategia a Plazo Medio de la Organización para el comienzo del siglo XXI, y del programa y presupuesto bienal,
Considerando que las Asociaciones, los Centros y los Clubs UNESCO pueden contribuir al fomento de una cultura de paz y participar eficazmente en las actividades del año 2000, “Año Internacional
de la Cultura de la Paz”, y del decenio 2001-2010, “Decenio Internacional de una Cultura de Paz y no Violencia para los Niños del Mundo”,
1. Invita a los Estados Miembros de la UNESCO a que:
a) apoyen a las Federaciones de Asociaciones, Centros y Clubs UNESCO, consultándolas acerca de la planificación y haciéndolas participar en la ejecución de las actividades que les conciernan aprobadas por la Conferencia General de la UNESCO y ejecutadas en el plano nacional;
b) tomen en consideración, en la medida de lo posible, las necesidades operacionales de las Federaciones Nacionales de Asociaciones, Centros y Clubs UNESCO;
c) examinen con particular atención las solicitudes presentadas por las Federaciones Nacionales de Asociaciones, Centros y Clubs UNESCO con cargo al Programa de Participación;
d) estudien la posibilidad de hacer participar, en función del orden del día, a un representante de las Federaciones Nacionales de Asociaciones, Centros y Clubs UNESCO en la Conferencia General y en las conferencias regionales de las Comisiones Nacionales;
Refiriéndose en particular a la Resolución 29 C/60, aprobada por la Conferencia General de la UNESCO,
2. Invita al Director General a que:
a) considere a la Federación Mundial de Asociaciones, Centros y Clubs UNESCO (FMACU) un asociado importante en la elaboración y ejecución de los programas y actividades de la UNESCO, y establezca con la FMACU un acuerdo marco de cooperación análogo a los establecidos con otras asociaciones no gubernamentales (por ejemplo, el Consejo Internacional para la Ciencia (ICSU) y el Consejo Internacional de Museos (ICOM));
b) haga todo lo posible para facilitar recursos operativos suficientes con miras a fortalecer la capacidad de coordinación de la Unidad responsable dentro de la Secretaría de las Asociaciones, los Centros y los Clubes UNESCO, para el ejercicio bienal 2000-2001, a fin de aplicar las recomendaciones del Quinto Congreso Mundial de la FMACU referentes a:
i) la preparación de un inventario y de una evaluación de las actividades de las Asociaciones, los Centros y los Clubs UNESCO;
ii) la organización de seminarios de información y de formación para quienes ocupan cargos de responsabilidad en las Asociaciones, los Centros y los Clubs UNESCO;

iii) la publicación, en las diferentes lenguas oficiales de la UNESCO, de un manual de
formación y de una guía práctica destinada a los miembros actuales o futuros de las
Asociaciones, Centros y Clubs UNESCO;
iv) la organización, a nivel nacional, regional e internacional, de talleres con miras a fijar
estrategias y planes de acción concertados entre los miembros del movimiento;
v) el suministro a las Asociaciones, los Centros y los Clubs UNESCO de material informático que les permita comunicar eficazmente (en particular a través de Internet) y establecer redes de intercambio y de información.

V congreso de FMACU en Eskaterimburgo 1999

Atrás

Programa de Radio,Video, Conferencias, exposiciones, conciertos...

Siguiente

V congreso de FMACU en Eskaterimburgo 1999
Declaración de Ekaterimburgo

Aprobada en el Quinto Congreso de la Federación Mundial de Asociaciones, Centros y Clubs UNESCO, reunidos para debatir sobre “La fuerza de un compromiso para una cultura de paz” en Ekaterimburgo, en la frontera de culturas y continentes, en el umbral de un nuevo milenio Nosotros, miembros de las Asociaciones, los Centros y los Clubs UNESCO, con la fuerza de nuestro compromiso con respecto a una cultura de paz, aprobamos la Declaración siguiente, en el momento en que la UNESCO se dispone a aprobar su Programa y Presupuesto para 2000-2001 y a preparar a continuación su Estrategia a Plazo Medio.
Si bien el siglo XX ha experimentado progresos notables en los campos científico, tecnológico, político, económico y cultural, y se puede comprobar un enriquecimiento del derecho internacional, este siglo ha engendrado también situaciones intolerables, cuya perpetuación y agravación no podemos aceptar.
Conscientes de que esas situaciones son un obstáculo para una cultura de paz y un desarrollo duradero, estimamos indispensable un cambio radical de las mentalidades y los comportamientos para que, en los albores del tercer milenio, la humanidad acceda a una nueva era.
Los 5.000 Asociaciones, Centros y Clubs UNESCO, agrupados en la Federación Mundial (FMACU), se comprometen a contribuir de manera significativa a la construcción de un mundo de paz más justo, digno y solidario, integrado por ciudadanos libres y responsables:
actuando en favor de un cambio radical gracias a nuestra reflexión y a nuestras actividades encaminadas a:
- consolidar la democracia y promover los derechos humanos;
- respetar la diferencia y las diversidades culturales;
- erradicar todas las formas de violencia;
- proteger el medio ambiente;
- condenar y rechazar las políticas armamentistas;
- distribuir equitativamente las riquezas y compartir los recursos;
actuando asimismo con miras a:
- fomentar la alfabetización, la educación básica y la educación a lo largo de toda la vida;
- promover el acceso del mayor número al saber científico y a las nuevas tecnologías, en particular
en el ámbito de la comunicación;
- aumentar la participación de los jóvenes y las mujeres en la vida política y social.
Las características de las Asociaciones, los Centros y los Clubs UNESCO que permiten respaldar este compromiso son:
- su lucha por el respeto de los derechos humanos, su fe en los ideales de paz, tolerancia, justicia y solidaridad propugnados por la UNESCO;
- su representatividad de la sociedad civil en su diversidad, la importancia que dan a la participación de los jóvenes y al diálogo intergeneracional;
- su funcionamiento democrático basado en la participación voluntaria, las responsabilidades compartidas y la escucha recíproca;
- su contribución a la educación de los ciudadanos mediante la información, la formación y la acción;
- su enfoque preventivo e intercultural de los problemas de nuestro tiempo, su arraigo en la vida cotidiana y la dimensión internacional de su acción.